Censura Congreso de Tlaxcala al frente por la defensa a la familia #LaFamiliaCélulaDeLaSociedad #Tlaxcala

Comunicado 21/dic/2020.- Muy buenos días estimados medios de comunicación, Legisladores que nos acompañan y ciudadanas y ciudadanos preocupados por el bienestar de las Familias Tlaxcaltecas. Como es sabido en días pasados el Congreso del Estado de Tlaxcala modifico el Código Civil para permitir el “Matrimonio Homosexual” Es preocupante y lamentamos profundamente la cerrazón y nulo diálogo de los Diputados que votaron a favor de dicha iniciativa y la discriminación ejercida contra los grupos que no pensamos como ellos negándonos el acceso al Palacio Legislativo el día de la votación de la iniciativa.
Los argumentos de las asociaciones civiles que trabajamos diariamente por ayudar a resolver los problemas reales y concretos de las familias, NO FUIMOS ESCUCHADOS POR LOS DIPUTADOS.
Respetamos a todas las personas, pero tenemos el derecho a exigir que se respete la institución del matrimonio, el interés superior de los niños y el derecho de los padres a educarles según sus convicciones éticas y religiosas.
Tengamos en cuenta que las relaciones humanas, por principio general, es algo reservado a la intimidad de las personas. Para que el Estado se meta a regular alguna de ellas debe tener una causa que lo justifique. La causa que justifica la existencia del matrimonio como institución jurídica es el bien público que se desprende de su vinculación con la posibilidad de la procreación y el deber que eso implica, velar por el desarrollo del menor.
La combinación de elementos de relación humana especialmente relevantes para que el Estado instituya el matrimonio es la relación complementaria de carácter sexual entre un hombre y una mujer, abiertos a la posibilidad de la procreación y, en consecuencia, dispuestos a mantenerse juntos de forma exclusiva y estable para velar por el bien mutuo y en su caso del menor.
Es sumamente importante recordar que el matrimonio es la única institución que vincula al menor con su padre y su madre de manera estable. De hecho, el término «Matrimonio», además de provenir de “mater”, madre, y “monium”, calidad de, reconoce una realidad precisa de vinculación humana, complementaria y abierta a lo intergeneracional, con fines y funciones sociales que contribuyen de manera puntual al bien común, ya que conecta a la generación que procrea con la generación procreada de manera solidaria. Por tanto, no es un término meramente convencional que pueda variar sin perder su especificidad y aporte.
Las dimensiones de la relación jurídica del matrimonio establecen derechos y obligaciones encaminadas a garantizar las condiciones necesarias para el desarrollo de los hijos bajo un esquema de corresponsabilidad, en la permanencia, la exclusividad y para la subsistencia.
La institución matrimonial articula un paquete de protección para quienes los constituyen y quienes se derivan de su relación, que son los hijos, cumpliéndose con ello la máxima del interés superior del menor, recordando que si para que exista un nuevo ser humano se requiere de un hombre y una mujer, para su cuidado y debido desarrollo se requiere que ese hombre ejerza de padre y esa mujer ejerza de madre para el bien del menor.
También es importante aclarar que la suprema Corte de Justicia NO puede exigir que se modifiquen las leyes, el alcance de las decisiones de la Suprema Corte compete solamente a los jueces para que por vía del amparo que se conceda a parejas del mismo sexo, se les expida su acta de matrimonio civil, pero no pueden cambiar las leyes que afirman que el matrimonio es entre una hombre y una mujer, y que entre sus fines tiene la procreación.
Con los cambios a la figura del matrimonio que hasta poco tiempo se consideraba como un bien público (única razón por la cual las leyes lo regulan y tutelan) se favorece que esta figura básica para la civilización, formación de nuevas familias y educación de los nuevos ciudadanos, se encamine a su irrelevancia cultural y deje de ser apreciada por las nuevas generaciones. Si esto ocurre es previsible que el bienestar y tejido social sigan deteriorándose, como lo demuestran los estudios del sociólogo del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, el Dr. Fernando Pliego en su libro “Estructuras de familia y bienestar de niños y adultos” publicado por el Congreso de la Unión.
Reconocemos, Felicitamos y respaldamos a los Diputados Luz Vera, Omar Milton y José Luis Garrido que valientemente Defendieron la Familia, les decimos cuenten con nosotros.
A los Diputados que se abstuvieron recordarles que para los Tlaxcaltecas lo más importante es la familia. Los invitamos a que la defiendan y legisle en su favor, tendremos en cuenta el sentido de sus votos para las próximas elecciones”
Los Diputados que votaron en contra de las Familias Tlaxcaltecas les decimos ¡NO NOS REPRESENTAN! y tendremos en cuenta el sentido de su voto para las próximas elecciones.
Gracias por escucharnos ahora pasamos a las preguntas y respuestas.

En la gráfica, de izquierda a derecha:
Santiago Lozano, coordinador de Jóvenes del Frente por la Familia.
Viridiana Meneses, Presidente del Frente por la familia.
Luz Vera Díaz, Diputada.
Omar Milton López, Diputado.
Romy García Barba, Coordinadora de Red Familia
Eduardo Rodríguez, coordinador de 40 días por la vida.

diciembre 21, 2020