Dios no es exclusivo de la Iglesia Católica ni tampoco un ser punitivo: padre José de Jesús Aguilar Valdés

Por Edmundo Cázarez C.

-Segunda y última parte-

*.- La gente no ha perdido la fe, la desvía en cosas que no le permiten crecer.

Profundamente enamorado de la tierra que lo vio nacer, de sus costumbres, tradiciones y riqueza cultural. Querido, admirado y respetado por unos, pero también, repudiado por otros. Un apasionado y férreo promotor del invaluable patrimonio cultural que encierran las iglesias de la Ciudad de México, afirma que para poder valorar a plenitud esos tesoros, primero se debe conocer bien toda esa historia y el arte que hay en las iglesias, el Padre José de Jesús Aguilar Valdés, en esta segunda y última parte de la entrevista exclusiva que me hizo el honor de conceder, sostiene que la gente no ha perdido la fe sino que la desvía a cosas que no le permiten crecer.

Condecorado en dos ocasiones por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y Cultura (UNESCO) por su distinguida trayectoria en defensa de los valores de la cultura y arte, así como el Premio Nacional de Periodismo por su aportación cultural, entre otros muchos reconocimientos más, reconoce y lamenta que, desafortunadamente, los padres de familia más que educar a sus hijos, los están domesticando y los medios de comunicación son corresponsables de ello, inclusive, en periódicos y revistas, las secciones y páginas dedicadas a la cultura han desaparecido intercambiando una pérdida de valores por un desmedido materialismo.

Lamenta que muchas personas decidan ingresar a los seminarios en su afán de huir a los problemas, por buscar un acomodamiento económico y por cuestiones de inclinación sexual distinta y rechaza tajantemente que los seminarios sean refugios de drogadictos y homosexuales. Reconoce que los más pobres de nuestro país, es la gente más generosa que paga los estudios de los sacerdotes y aporta más en las iglesias.

Dueño de una memoria prodigiosa, nos relata el impacto y dolor que sintió al presenciar, a tan solo cinco metros de distancia, el atentado sufrido por Juan Pablo II, el miércoles 13 de mayo de 1981 en el Vaticano. De igual manera, con emoción recuerda que durante el primer viaje del “Papa Amigo” a México, tuvo el honor y la dicha de servirle como acólito durante su bienvenida en la Catedral Metropolitana, al momento de recibirle el Papa le acarició su mejilla y le dijo: “No te preocupes, soy el Papa”.

Por último, nos comenta que al ordenarse como sacerdote, la primera comisión que recibió fue en el Campamento 2 de Octubre en Iztacalco, en donde pretendieron asesinarlo al descubrir a falsos sacerdotes que estafaban a los habitantes de una zona considerada extremadamente peligrosa debido a los elevados índices delictivos.

Por espacio de más de dos horas de una muy interesante charla, nos permite realizar un apasionante viaje a su conciencia, un extraordinario ser humano.

-¿Por qué sacerdote?

-Cuando le dije a mis papás que quería ingresar al Seminario me dijeron: ¡¡Estás loco!!, vas a entrar al Seminario y mañana seguro que estarás afuera y me negó su apoyo.

-¿Se dio por derrotado?

-No, para nada. Al siguiente día me fui solo al Seminario, nadie me quiso acompañar, agarré mis cosas y se acabó. Llego al Seminario y resulta que no me admiten!!.

-¿No había aprobado el examen de admisión?

-Fíjate que cuando presente el examen de admisión, le pregunte a la persona que me atendió: ¿Para ingresar al Seminario es requisito el haber tenido relaciones sexuales?, me contestó que si podía entrar y que no había ningún problema. Le vuelvo a preguntar: ¿Para ser sacerdote necesito dejar de ser yo porque me gusta hacer algo de magia, el teatro y la música?, Me vuelve a decir que no hay problema y que esas cualidades las podía ocupar siendo sacerdote.

-¿Quedó convencido que le aclararan sus dudas?

-No del todo, aunque me dijo que me presentara la semana siguiente. Emocionado fui a cortarme el pelo, me rasuré, me puse mis mejores ropas y el día que me presenté al Seminario me preguntan que quién era yo, me identifique y me dicen que como me habían visto greñudo, con barba y bigote me desconocieron.

-¿Los exámenes de admisión en los seminarios son tan difíciles?

-No son tanto de conocimientos sino que ahondan más en lo sicológico.

-¿Los seminarios son refugio de drogadictos y homosexuales?

-Antes de responder se toma su tiempo, suspira profundamente, me observa con atención y me dice-:

“¡¡Que pregunta tan fuerte!! Lamentablemente, hay muchas personas que deciden ingresar a los seminarios con afán de huir a sus problemas, por buscar un acomodamiento económico y por cuestiones de inclinación sexual.

-¿Son admitidos quienes presentan estos aspectos?

-Precisamente, los exámenes de admisión tratan de que no entren a los seminarios quienes no están aptos para ser sacerdotes.

-¿Cuándo usted fue seminarista que cosas vio?

-En los ocho años que estuve en el seminario, pude ver a muchos de ellos y se iban saliendo porque no tenían el gusto por la oración. No tenían esa disciplina y se la pasaban echando relajo. No estaban destinados para eso.

-¿Cómo fue la vida de José de Jesús Aguilar el seminarista?

-Muy feliz porque, además, aprendí a tocar piano, había una estudiantina, un coro, un grupo de teatro que me permitió desarrollarme.

-¿A lo mero macho, tienen un buen nivel académico?

-Claro que sí, nos impartían clases de filosofía para poder entender más al hombre. Clases de caucel, sicología, pedagogía, además, tenía la oportunidad de asistir al apostolado y estar en contacto con los jóvenes.

-¿Realizan labor social?

-Por supuesto, me toco ir al Hospital de Cardiología, acompañar a niños durante dos o tres semanas, muchos de los cuales murieron por problemas del corazón.

-¿Cómo apoyar a un niño que va a morir?

-Lo más triste de todo es que ni siquiera podían ver a sus papás, no les permitían el acceso. Niños que nunca los prepararon hacia el catecismo, no tuvieron un acercamiento con Dios y tenían mucho miedo a la muerte.

-¿Un tremendo reto tanto como sacerdote y como ser humano?

-Si caray. Mis compañeros estaban en otras áreas pero con adultos y jóvenes.

-¿Qué aprendió ahí?

-En este lugar decidí ocupar un poco más de lo que traía. Me disfracé de Cepillin, fui a comprar cosas de magia y llegaba al hospital con una maleta.

-¿Era hacerlos reír y en medio de su dolor?

-Era hablarles de Dios pero a través de la magia…

-¿…Un momento tan difícil que la vida de los pequeños estaba en un hilo?

-Para mí, fue un reto sumamente tremendo, les decía que así como veían que yo transformaba algo por la magia, así, Dios transformaba. -Intempestivamente, al padre José de Jesús se le quiebra la voz, discretamente y con los dedos de su mano izquierda, limpia las lágrimas que ruedan por sus mejillas, cuando observo que se repone le pregunto-

-¿Duele recordar esos momentos?

-Mi peor momento era cuando me dirigía al elevador para despedirme de los niños que gritaban de alegría. Siempre que terminaba mi labor con ellos y cuando se cerraban las puertas, no podía aguantar las ganas de llorar como ahorita. Sabía perfectamente que en mi próxima visita uno de esos niños ya no iba estar ahí, porque ya murió o porque fue dado de alta.

-¿Estando en el seminario acarició la idea de llegar a ser el Papa mexicano?

-No..

-¿Ni tan siquiera Obispo o Cardenal?

-Nunca. Esa idea jamás pasó por mi mente ni como deseo ni como ocurrencia.

-Los políticos sueñan convertirse en Presidente, en el sacerdocio no existe tal ambición?

-Así como ves a los Obispos y al propio Papa, están muy limitados…

-¿Es preferible mantenerse en un perfil bajo?

-¿Te imaginas ver al Papa o un Obispo disfrazados de payasos? En cambio a un sacerdote le permites que pueda disfrazarse de payaso por alguna cosa o para transmitir algún mensaje ¿Te imaginas al Papa hablando con teatro guiñol? ¡¡Noo!!, entonces, hasta cierto punto es una limitación.

-¿Es mejor ser un sacerdote común y corriente?

-Así es, como sacerdote común y corriente puedes realizar ese tipo de cosas…

-¿Le preocupan las críticas o hasta los insultos?

-Seguramente que no faltará alguien que me llame “Cura loco” porque tiene el esquema que el sacerdote debe estar vestido de negro y rezando nada más.

-¿Qué lo lleva ingresar al Ballet Folclórico de Amalia Hernández?

-Antes que me ordenara de sacerdote y al mismo tiempo que ingresé al Seminario, vi la convocatoria, analicé que tenía ciertos momentos en los que podía salir sin interferir a mis actividades.

-¿De verdad no se contraponía con su vocación de sacerdote?

-Decidí entrar a la Escuela del Ballet de Amalia Hernández porque me gustaba mucho el baile, creí que en algún momento podría enseñar a la gente. Justamente cuando me llama Norma López, hija de Amalia Hernández para decirme que tenían una gira a Japón y necesitaban más personas, yo estaba invitado a formar parte del Ballet… uff

-¿Muy complicado tomar una decisión tan difícil?

-Exacto, son de esos momentos en los que dices ¿Qué hago?

-¿Un gran honor pertenecer al Ballet Folclórico de Amalia Hernández?

-Imagínate, bailar en el Palacio de Bellas Artes, viajar por todo el mundo y representando a México…Woow. Estar en el máximo escenario de la cultura en nuestro país.

-¿A lo mero macho le dolió mucho decir no?

– La verdad es que sí. Les agradecí mucho el tiempo que me permitieron estar dentro del Ballet Folclórico de Amalia Hernández, pero era más importante mi sacerdocio. Si duele y muuucho, sobre todo, cuando hay dos cosas que te gustan.

-¿Era ser fiel a sus convicciones?

-Al principio de la entrevista me hiciste una muy interesante pregunta sobre los valores, hablando de valores, entre el bien y el mal y lo bueno siempre sobresale.

-¿Cómo fue el día en el que se ordena como sacerdote?

-Caray, que bonita entrevista en la que me llevas de la mano a recordar un día imborrable en mi vida.

Un día sumamente feliz e inmenso porque mi familia constató que sí podía ser sacerdote.

-¿Le dolía mucho el “encierro” o “retiro” en el Seminario?

-En el Seminario tienes la oportunidad de salir los fines de semana, no estás encerrado del todo, puedes ir a visitar a tu familia y también al apostolado.

-¿Invitó a las personas que trató “enmendaran su camino”?

-En la ordenación de sacerdote estuvieron presentes mis papás, muchos amigos, inclusive, las personas que conocí en la Merced y la chica que había sido mi novia y que me llevó a las pláticas, algunas personas de los hospitales donde había trabajado y papás de los niños que había atendido.

-¿Cómo dicen los chavitos, la neta, fue muy noviero antes de ser sacerdote?

-Ja,ja,ja. Nada más tuve 3 novias porque como que era muy…

-¿…A quién quiso más de las tres?

-Vaya, que preguntas me haces. A la que más quise, evidentemente, fue a la que me llevó a las pláticas.

-A lo mero macho, duele hacer votos de castidad al ingresar al Seminario?

-Sorprendido por la pregunta, se frota las manos, acomoda la armazón de sus lentes, suspira profundamente y me dice: “Uff, yo diría que cuesta trabajo, pero no es que duela. Es como si a un médico le preguntas ¿Le duele no dormir por atender un parto?

-¿Pero uno es hombre y…?

-…Son consecuencias de algo que has elegido.

-¿Con el respeto que me merece, le hubiera gustado tener hijos?

-¡¡Claro que me hubiera gustado!! Siempre que veo a mis hermanos con sus hijos, sabes que son sangre de su sangre…

-¿Todos somos hijos de Dios por decirlo así, los sacerdotes tienen hijos adoptivos?

-Cuando estuve en la Parroquia de La Sagrada Familia ya como sacerdote y construyendo la Iglesia durante 15 años, tuve la oportunidad de bautizar y confirmar infinidad de niños y nadie me sigue..

-¿Cuándo y en donde ofició su primer Misa ya como sacerdote?

-Me ordené un 24 de mayo en la Basílica de Guadalupe, el día 25 a las 5 de la tarde ya estaba oficiando Misa en la Iglesia del Buen Tono, exactamente en donde había escuchado al padre Javier González, quien me inspiró seguir el sacerdocio.

-¿Al ordenarse cuáles eran sus aspiraciones?

-El Obispo me dijo que estaba considerado para que me fuera a Roma a realizar un posgrado y por lo mismo, no me darían ningún nombramiento.

-¿Cuándo se va a Roma y que sintió ante esa distinción?

-Me fui a Roma hasta septiembre, durante el lapso de ordenación y el viaje, debería estar en varios lugares haciendo suplencias: En la Iglesia de Santa Catarina, una de las más antiguas de México, en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de la colonia Juárez, así como en el Sagrario Metropolitano que está a un costado de Catedral Metropolitana y me fui a Roma 4 años.

-¿Qué pasaba por su mente a bordo del avión rumbo a Roma?

-Pensaba en lo que dejaba. Cuando el avión despega, piensas en tu familia, en que estas dejando a los amigos, a compañeros y la gente que me quiso como seminarista.

-¿Pero era un viaje temporal y no definitivo o no?

-Es que te duele el corazón cuando te alejas de todo tu entorno…

-¿…Tenía el temor de no regresar?

-No, porque soy muy abierto a lo que venga.

-¿Duele dejar el pasado?

-Sí, si duele dejar el pasado. Te confieso que a mitad del vuelo, la verdad, lloré y lloré muchísimo, pero finalmente pensé que no estaría lejos de México…

-¿Entre México y Roma nos separa un charco?

-Más bien, entre México y Roma no hay lejanías, hablando en plata, el vuelo de México a Roma nada más son 12 horas, lo mismo que haces en autobús de México a Monterrey, pero además, a mitad del vuelo me dije “Despido mi etapa pasada y me abro a lo que viene y no volví a llorar”.

-¿Llegando a Roma todo cambió y con cara de “what”?

-Sí, en Roma todo fue admiración. Fueron por mí al aeropuerto porque llegue a un colegio de sacerdotes mexicanos, a propósito, me llevaron a conocer el maravilloso e impresionante Coliseo.

-¿No daba crédito lo que estaba viviendo?

-Exacto!!, era una maravilla, me repetía una y mil veces por dentro ¿adónde estoy? Al día siguiente me llevaron a la Basílica de San Pedro.

-¿Ahora sí que gracias Dios mío?

-Sí, indudablemente, además, no podía desaprovechar el lugar porque las clases las podía recibir en cualquier parte pero estar en ese lugar…no!!

-¿Cuántas audiencias del Papa pudo presenciar?

-Me propuse no faltar a ninguna de las audiencias del Papa todos los miércoles, pude estar en150 audiencias y conocer lo más que pudiera por el interés que tengo por el arte y la cultura.

-¿Era deslumbrarse con algo nuevo cada día?

-Fíjate, hubo un compañero que estuvo en Roma y cuando le dijeron que se tenía que regresar a México, pidió un taxi para ir a conocer las 3 basílicas que le faltaban de las cuatro basílicas mayores y que son: San Pedro, San Pablo, Santa María la Mayor y San Juan de Letrán, estando allá ni siquiera había conocido eso.

-¿Usted pudo hacerlo a tiempo?

-Conocí todas las iglesias y museos de Roma y cuando estuve en la de San Pedro me puse a llorar…

-¿…De verdad es muy chillón?

-Es que me pregunté ¿porqué no estaban aquí mis papás?, y me propuse. ¡¡Lo que vea aquí, me lo voy a llevar!! Compré una cámara fotográfica y todo el dinero que me llegaba era comprar rollos, regresé de Roma con un millón de diapositivas.

-¿Qué pretendía hacer con todo ese material?

-Regresando, me mandaron a dar clases al Seminario y en el Centro de Arte Mexicano, en el Museo del Carmen, en el Museo de San Idelfonso y en mi parroquia.

-¿A su regreso de Roma, ya estaba listo para aspirar a Obispo?

-El Cardenal me dice que tenía que irme a vivir al seminario como maestro y le dije que no..

-¿Se atrevió decirle al Cardenal que no…?

-Pues sí, que únicamente iría como maestro pero no a vivir ahí

-¿Por qué?

-Yo sé que la gente más generosa que paga los estudios de los sacerdotes son los que dan un peso en las parroquias y entonces, le pedí al Cardenal que me mandara a la parroquia más pobre y me lo concedió…

-¿A dónde lo mandó?

-A un lugar en donde ni siquiera existía una iglesia, lo único que había era un enorme basurero, en el Campamento 2 de Octubre en Iztacalco.

-¿Una zona sumamente peligrosa?

-Durísima!!, pleitos, asaltos, balaceras, venta de droga, secuestros, asesinatos.

-¿Tuvo el valor de quedarse ahí para construir la iglesia?

-No me quedaba otra y empezamos a poner láminas de cartón…

-¿Cuál fue la fórmula que utilizó para apaciguar a delincuentes y asesinos?

-Uff, fueron dos cosas. Cuando llegué al lugar, a tan sólo dos cuadras, estaban instalados dos falsos sacerdotes y hasta habían levantado una capillita, engañaban a la gente aprovechándose de ellas, les hacían creer que celebraban sacramentos y cuando supieron que iba a llegar un sacerdote de verdad me echaron a la gente encima.

-¿Tuvo miedo que lo linchara la gente enardecida?

-Cuando apenas voy acercándome al lugar para conocerlo y presentarme con la gente me lanzaron una pedrada enorme…

-¿Le pegaron?

-No, afortunadamente, lo único que se me ocurrió fue agacharme y levantar la piedra y exclamar: “Ya tenemos la primera piedra para nuestra iglesia”

-¿Y que hicieron ellos?

-Me rodearon queriéndome agredir y se me ocurrió sacar la fotografía que traía junto al Papa Juan Pablo II en el Vaticano…

-¿Cuál fue la reacción de la gente y de los falsos sacerdotes?

-Cuando vieron la fotografía que estaba junto al Papa, comprobaron que no les estaba mintiendo.

-¿Y que sucedió con los falsos sacerdotes?

-No lo sé, pero así fue como empecé a ganarme a la gente y como había muchos jóvenes que andaban en malos pasos, llegaron a golpearme por tratar de convertirlos y sacarlos de las drogas. Me querían matar!!

-¿Una auténtica ley de la selva?

-Veía como los adultos se agarraban a golpes, los del Campamento 2 de octubre estaban peleados a muerte con los del Infonavit, con los del Pico Iztacalco, eran pleitos a balazos.

-¿Uff, de verdad su vida estaba en peligro quiso tirar la toalla?

-No, tirar la toalla no. Como era muy difícil lograr convencer a los adultos empecé a trabajar con los niños haciendo la misa con títeres para que se acercaran a ver el espectáculo y ellos se encargaban de jalar a los papás.

-¿Recibió críticas o ataques por utilizar títeres?

-Me decían el “cura titiritero”. Posteriormente, organicé un grupo de teatro para jóvenes y otro para los adultos. Un grupo de canto y clases de historia del arte.

-¿Cómo los convencía?

-Les decía que los invitaba a viajar e Egipto a través de la historia. Les platicaba cómo hacían las momias, cómo fue que construyeron las pirámides. La gente iba a Misa pero también, a este tipo de eventos para aprender.

-¿Le preocupaba que le llamaran el “Padre Titiritero?

-Para nada!!. Lo único malo es que querían que en todas las misas, hasta en la de los adultos también fueran con títeres. Lo peor fue que mis pobres catequistas se estaban muriendo de la garganta por el esfuerzo que hacían con las voces.

-¿Cómo le hizo para evitar desesperarlos y reaccionaran en su contra?

-Se me ocurrió grabar las voces y musicalizar. De esta manera empezamos a producir los guiones con audio utilizando solamente una grabadora de cassette, como se hacía en aquel tiempo. De esos guiones, la gente empezó a pedir más y más al grado que de esos guiones, salió un libro de cuentos.

-¿A Dios rogando y con el mazo dando..?

-Los libros de cuentos nos los pidieron los misioneros y luego de toda Latinoamérica.

-¿Empezaba a saborear las mieles del éxito?

-Para mí, fue muy significativo que la revista Contenido me dedicara una portada y me pusieran “El Padre Titiritero”. Además de eso, puse la obra Jesucristo Superestrella. La representación tipo Iztapalapa, se fue formando la comunidad y se fue construyendo la iglesia, una experiencia fantástica.

-¿Qué sintió estar con el Papa Juan Pablo II, de que hablaron?

-Mira, la primera vez que estuve con el Papa Juan Pablo II, fue cuando vino a México. Yo era seminarista y por cuestiones de calificaciones y de cierta valentía, porque los demás seminaristas se ponían muy nerviosos, me eligieron para que fuera el acólito del Papa en la Misa Solemne en la Catedral Metropolitana.

-¿No le traicionaron los nervios?

-Uff, tenía que estar muy cerquita de él con la Biblia para que, él, pudiera hacer oración.

-¿Le temblaban las piernas?

-Por supuesto que sí, tenía muchísimos nervios, recuerdo que cuando el Papa llegó al Zócalo de la Ciudad de México se escuchó un enorme estruendo de la gente gritando de emoción, en ese momento se me puso la piel toda chinita, quería llorar de emoción, creo que hasta me hice “pipi”. El papa se iba a cambiar de ropa en el primer altar que se encuentra entrando a Catedral, ahí, tenía que estar yo para recibirle y salir en procesión detrás de él.

-¿La verdad, sintió se iba a desmayar de emoción?

-Cuando el Papa entra a la Catedral, no sé que cara me vio que me dijo: “No te preocupes, soy el Papa”. ¿Te maginas la cara que tenía yo? Ja, ja, ja,

-¿Qué sintió el novel sacerdote que el Papa se dirigiera a él?

-No sé si me vio cara de espantado o sorprendido pero al escuchar sus palabras en español y con esa voz tan cálida que tenía, desapareció el miedo, sentí un enorme cariño y admiración por él.

-¿Fue la única vez que estuvo cerca de él?

-No, tiempo después lo volví a ver en Roma. Me tocó estar a tan solo cinco metros cuando le dispararon en aquel lamentable atentado, cuando realizaba mi posgrado, estudiaba Arqueología, Arte Sacro y Teología.

-¿Qué hacía en Roma?

-Mi trabajo era estar estudiando y solamente en los meses de vacaciones salía como capellán a Francia o a trabajar en Alemania. Ese miércoles 13 de mayo era la audiencia del papa y me tocó estar ahí.

-¿Un hecho sumamente impactante y doloroso?

-En efecto, en uno de mis libros narro, paso a paso, qué fue lo que sucedió. Cuando se escucharon los disparos, todos volteamos a ver porque volaron decenas de palomas, pensábamos que eran fuegos artificiales pero cuando bajamos la mirada, pasa el PapaMovil a toda prisa con el Papa herido, se escuchaban los gritos de la gente. Algo sumamente tremendo.

-¿Cuándo fue la última vez que lo vio?

-En su última visita a México, me toca componer el Himno de la Canonización de Juan Diego y que se entonó en el momento en que entraba la Imagen al Altar Mayor de la Basílica de Guadalupe para su canonización, utilizando la letra de un Salmo que dice: “Que bello es ver correr sobre los montes al mensajero que trae la buena nueva”. Fíjate que todo concordaba, El Papa llegaba al cerro del Tepeyac pero también a Juan Diego, ahí mismo, se le había aparecido la Virgen. En cuanto a la música, era una combinación de náhuatl y español.

-¿Enorme responsabilidad para una ceremonia trascendental?

-En efecto, sugerí que hubiera danzantes con música prehispánica y solamente tenían una noche para ensayar, era imposible que los danzantes hicieran todo en una sola noche, así es que le pedí ayuda a Norma Hernández del Ballet de Amalia Hernández y todo salió a la perfección.

-¿Tenía temor que hubiera grandes errores?

-Es que era muy normal que llegaran a equivocarse con un solo ensayo. El encargado de entonar el himno fue el famoso tenor Ramón Vargas y para darle un toque de elegancia y emotividad, desde lo más alto de las capillas de arriba dejamos caer toneladas de pétalos de rosas y acompañados con el sonido de diez mil sonajas, algo sumamente espectacular.

-¿A la muerte de Juan Pablo II, México pierde un gran amigo?

-Cuándo muere Juan Pablo II, no sabes lo que lloré. Me invitan a la transmisión especial en TVAzteca, estando al aíre no aguanté y me solté llorando como niño, curiosamente, eso marcó mi incursión en la televisión con mayor intensidad.

-¿Ya que menciona a TVAzteca, cuál fue la verdad del conflicto que tuvo con la televisora?

-El gran problema de estar en el mundo del espectáculo…

-¿Con el respeto que me merece, es usted ajonjolí de todos los moles?

-Quiero decirte que fue en Catedral cuando empecé a estar en el mundo de la comunicación y después que dejé la Sagrada Familia -así se llamaba la Iglesia que construí en Iztacalco-, veía que los reporteros no estaban preparados en cuanto a la fuente religiosa. Llegaba Semana Santa y no sabían o confundían la Homilía con la Misa, cuando Homilía es el mensaje.

-¿Qué podía hacer para ilustrar a mis compañeros reporteros?

-Cuando se acercaba Semana Santa o Corpus Cristi, me encargaba de sacar un documento con la mínima información para que pudieran hacer su nota, esto hizo, que después, los mismos reporteros y televisoras empezaran a invitarme a diferentes noticieros.

-¿Le pagaban cada participación?

-No, era una simple aportación cultural. El gran problema surge cuando me invitan a participar a programas de espectáculos y cuando empiezo ir a programas de revista para hablar acerca de temas como la cuija, de la masturbación, de la Santa Muerte, temas que regularmente no eran tocados por un sacerdote.

-¿Un cura solucionando el desconocimiento de conductores de televisión?

-Aparte que nunca me pagaron ni un peso, ahí fue donde me pusieron unas tremendas novatadas…

-¿Y para que aceptaba ir?

-Eran invitaciones que no podía negar cuando se supone que era una opinión desde el punto de vista de un sacerdote.

-¿Y los programas de radio que tiene en Grupo Fórmula y Grupo Imagen?

-Ahí tampoco me pagan ni un solo centavo, así te puedo enumerar programas tales como Frente a Frente con Lolita de la Vega, Con sello de Mujer, La Academia, Asesorías a novelas y programas de Televisa o TVAzteca

-¿Uff, me va a cobrar por la entrevista?

-No, al contrario yo te la agradezco

-¿No es mejor que ya no vaya a programas de farándula?

-Es que me empezaron a meter en chismes, por ejemplo, un día me enfrenaron con Talina Fernández.

-¿Por qué?

– Resulta que muere su hija y luego Ana Bárbara se enamora del Pirrus, va un reportero y me pregunta ¿Cuánto tiempo tiene que pasar para que pueda volver a casarse el hombre cuando queda viudo?

-¿Pues qué fue lo que les dijo que desvirtuaron su respuesta?

-Le dije fue que como requisito, no había tal porque la persona ya estaba muerta, que si era su voluntad, se podría casar al día siguiente pero eso dependería de él.

-¿El muerto al pozo y el vivo al gozo?

-Van con Talina y le dicen que el Padre José de Jesús Aguilar había dicho que se podían casar el mismo día…

-¿Amarraron navajas?

-Pues sí, en respuesta Talina Fernández declara que el Padre José de Jesús Aguilar era un pendejo y vuelven a regresar conmigo para decirme que Talina Fernández había dicho que yo era pendejo…

-Se prestó a un juego sucio y perverso?

-Lo único que les dije fue que lamentaba mucho que Talina se expresara así de mí. Vuelven ir con ella y opté por ya no recibirlos ni responder llamadas. ¡¡Qué horror!! ¿En dónde está su ética periodística?

-¿Porque hemos perdido la fe, nos hemos convertimos en rehenes de nosotros mismos?

-Vaya que pregunta tan interesante me haces y te la agradezco. No creo que se haya perdido la fe. La gente cree en el uso de los cuarzos, en la Santa Muerte, en los amuletos, en el espiritismo, en el tarot, en los médiums y todo eso…

-¿…Hemos decidido tomar otros caminos por conveniencia?

-La fe ha aumentado en cosas que no les hace crecer, con un pensamiento mágico, creer que unas piedritas les van a cambiar la vida.

-¿Por qué el surgimiento de nuevas sectas o religiones?

-Precisamente, ese es el punto más difícil, mucha gente prefiere no meterse en compromisos…

-¿Amarás a tu prójimo como a ti mismo, se convirtió en utopía?

-Por supuesto que hay un grupo de gente que sí tiene fe y quiere transformar su vida, busca la mejor transformación espiritual y han cambiado las cosas.

-¿Con la proliferación de nuevas religiones se pierde la esencia original?

-Mira Edmundo, así como antes había una sola televisora en nuestro país, luego surgieron muchas más, pues igualmente en el mundo de la fe en México, antes, solamente estaba el cristianismo, así como un grupo chiquito de hermanos separados. A partir de determinado momento, surgen una gran cantidad de posibilidades, y que bueno que la gente pueda y tenga la libertad de escoger.

-¿Dios es exclusivo de la iglesia católica y que las demás religiones se vayan mucho al infierno…?

-Sin permitirme la oportunidad de terminar de formular la pregunta, se endereza rápidamente de su sillón, levantando sus brazos, con voz fuerte y clara me dice: “No, no y no. Mira, la iglesia católica o cualquiera de otra religión, tiene que ser una propuesta y nunca una imposición.

-¿En el seno del hogar debería existir mayor libertad, que cada quien elija su creencia?

-Uff, cuando impones algo, no está nada bien porque estas yendo en contra del derecho que Dios le dio al ser humano. Si Dios le dio Adán y a Eva el derecho a la libertad aunque ello les haya ocasionado un mal…
¿Tenemos un libre albedrío aunque nos equivoquemos?

-Sí, claro. El ser humano tiene todo el derecho a decidir.

-¿Por qué buscamos a Dios solo cuando nos conviene?

-Vaya que preguntas me haces, el ser humano es muy interesado por naturaleza.

-¿Por qué solo cuando estamos en peligro es cuando clamamos su ayuda?

-Aquí tengo dos respuestas: Cuando te estas ahogando, buscas un salvavidas, así de sencillo. Tu sicología te dice ¿de dónde me agarro?

-¿Y si no tiene de dónde agarrarse?

-Opta por quitarse la vida.

-¿Un acto de cobardía?

-Cuando una persona no tiene ninguna solución a su problema se va por lo más fácil, que es quitarse la vida y huye. Pero si tienes de dónde agarrarte, así sea el esposo que la golpee o sea lo que sea, de ahí te agarras. Son dependencias, incluso, que suelen ser negativas.

-¿Por qué cuando nos ocurre una desgracia, maldecimos a Dios?

-La gente cuando tiene una pérdida dice: “Pinche Dios. Maldito Dios porque me lo quitaste, te pedí por mi hijo que se salvara del COVID19. Soy católico, voy a Misa y mira con lo que me sales…te odio” Cuando hay una pérdida así, mucha gente se aleja de Dios.

-¿Busca refugio en el satanismo?

-Así es, se aleja enojadísimo y es la oportunidad para dejarse llevar por otras sectas que le ofrecen las mil maravillas.

-Con el respeto y admiración que me merece.. A lo mero macho, Dios existe o es una invención del hombre para su propia conveniencia?

-Caray, Mira mi estimado Edmundo. Aquí entramos en un campo muy particular porque tendríamos que decir: “A ver, demuéstreme que Dios existe”, sobre todo en el campo de lo físico, porque en lo espiritual ¿Cómo se demuestra? ¿Cómo te demuestro que Edmundo tiene un alma?

-¿Dios está dentro de cada uno de nosotros?

-Claro que Dios existe!! Para mí y con mis experiencias personales, al ver todo lo que existe en el universo, que no podía existir nada más así porque sí. Alguien le querrá llamar naturaleza, pero para mí, Dios si existe!!

-¿Dios es un ser punitivo?

-Antes de responderte, déjame decirte que es la primera vez que me hacen una entrevista tan profunda. Contestando a tu pregunta. Bueno y punitivo no se contradicen porque tus papas pueden ser buenos y pueden castigarte para que hagas lo correcto y te arrepientas de algo malo que hiciste o también, para anticipar algunos males mayores.

-¿En el juicio final recibiremos un severo castigo?

-Dios, en el sentido de castigo y a partir del evangelio, tenemos que decir que ese castigo, en todo caso, vendría hasta después de la muerte.

-¿Por qué?

-En el Antiguo Testamento existe la doctrina o la teoría de la retribución divina, es decir, no creían en la resurrección ni en la vida eterna, por lo tanto, la única vida que existe es esta.

-¿Si la única vida que existe es esta, a los buenos les tiene que ir bien?

– En esta vida, Dios tiene que castigar a los malos y darle beneficios a los buenos.

-Perdóneme el atrevimiento, usted y yo sabemos perfectamente que eso no sucede…

-A los buenos no siempre les va bien, y a los malos, tampoco les va mal ¿Por qué?, pues porque esta no es la última sentencia. En la vida eterna habrá un juicio para cada persona. Dios, así como no castiga, tampoco premia en esta vida sino que vendrá un momento después, por lo tanto, en esta vida no puede haber un castigo porque no hay un juicio.

-¿Por qué Dios espera hacer un juicio final y no aplica un correctivo?

-¿Qué más correctivos quieres con todo lo que estamos viviendo?.

-¿Existen muchos Judas en esta Tierra?

-Una persona considerada como muy buena, también puede convertirse en una persona muy mala. En el caso de Judas Iscariote, como me dices, era uno de los seguidores de Jesús y se convirtió en malo. Pero también, tenemos a un San Francisco, un San Agustín y una Magdalena que eran de lo peor y se convirtieron en algo bueno.

-¿Es también parte del libre albedrio y de recapacitar?

-Nos da oportunidad, llámale “chance” y hasta nos perdona…

-¿Borrón y cuenta nueva?

-Exacto y mientras estas vivo, pero al morir, se terminó tu oportunidad de hacerte malo o de hacerte bueno. En tu último momento “sellaste” si querías estar conmigo, y eso, se llama cielo. Pero si deseabas estar siempre alejado de mí, sin el amor ni la paz, eso, se llama infierno.

-¿Debería desaparecer el “secreto de confesión” si llega un criminal y le dice que va a matar a alguien?

-Que pregunta tan interesante. El gran problema es este. Si la gente descubre que tú o yo como sacerdote, cuentas un secreto totalmente personal ¿Qué certeza tiene que no vas a contar el suyo?

¿Alguna vez te has enterado que un sicólogo ande externando lo que su paciente le confió? Lo que me resta es hacerle ver que eso no está bien e invitarle para que se arrepienta, que corrija y se abstenga hacerlo pero no podemos ir más allá.

-¿Por qué se han perdido tanto los valores, hay miles de familias disfuncionales?

-Mira, los valores nunca se pierden, simplemente se cambian. Es una cuestión de educación. Todas las personas, pero absolutamente todas, tienen una escalerita de valores en donde cada quien pone “arriba o abajo” su pensamiento.

-¿El mal llamado “status social”, culpable de ese deterioro?

-Déjame decirte que llevamos dos horas y media platicando. La verdad, que entrevista tan interesante, felicito y reconozco tu inteligencia. Posees una habilidad increíble para llevar de la mano a tu entrevistado que lo embelesas con ese ritmo y astucia. Desafortunadamente, tengo otros compromisos, te ruego que cuando puedas y si así lo deseas, puedes venir cuando gustes. Respondiendo a tu pregunta: En nuestro tiempo, los medios de comunicación se han encargado de inculcarnos ¿Qué vale más, tú o el dinero?, por eso robo, por eso mato, secuestro y no me importa la persona, ni me importa Dios, no me importa la salud, mucho menos la libertad, lo que si me importa es el dinero.

-¿Un absurdo mundo consumista?

-En la televisión te repiten una y mil veces el valor de tu coche y hasta el de tu celular. Los valores han cambiado por una educación que supuestamente “te imparten” los medios de comunicación, piensan que los valores más importantes son los materiales.

¿Estamos haciendo mal la tarea?

-Desafortunadamente sí. Ahora los papás más que educar a sus hijos los están domesticando y los medios de comunicación son corresponsables de ello, inclusive, en los periódicos y revistas las páginas y secciones dedicadas a la cultura desaparecieron

-¿Qué siente ser entrevistado cuando ha estado inmerso en los medios de comunicación y en contacto con la gente?

-Las cosas son según con el cristal con el que se miran. Hay gente que me puede ver como un sacerdote bueno, pero también, hay gente que me ve como lo peor.

-¿Es pedófilo o recibe limosnas del narcotráfico?
No, ninguna de las dos cosas sino que me critican porque ando metido en los barrios. Hay gente que me odia y quienes no me entienden. Cada entrevista que he tenido viene desde el punto de vista de la gente. Si viene a entrevistarme un enemigo, pues serían cosas totalmente distintas. Con esta entrevista me has dado el privilegio de manifestar mi pensamiento y como te dije hace un momento, te felicito y reconozco tu inteligencia. Posees una habilidad increíble para llevar de la mano a tu entrevistado al grado que lo embelesas con ese ritmo y astucia.

-¿Antes que me vaya quiero preguntarle porque lo “tundió” tan ferozmente el Presidente López Obrador en una mañanera?

-Mira, tendrías que preguntárselo a él. Lo único que te puedo decir es que yo no estuve en la Catedral ese día que dice el señor presidente. Así como tampoco tomé el video ni estoy apoyando al grupo que él menciona, y claro está, que él, tenía otros datos, pero también, otra intención.

-¿Padre, de donde demonios saca tantas fuerzas para hacer mil cosas?

-Acuérdate que los niños son incansables y así quiero morir como si fuera niño.

-¿Padre, muchísimas gracias por su tiempo, desea usted agregar algo más?

-Gracias a ti. ¿Cómo que nos excedimos un poquito de tiempo verdad?, pero es muy grato platicar contigo. Regresa cuando puedas y gustes. Dios te bendiga y proteja siempre. Esta siempre será tu casa y recuerda que Dios está contigo.

diciembre 7, 2020

Etiquetas: